Los galenos universitarios en la prevención y control del caracol gigante africano

Estimado director:

El caracol gigante africano (CGA) o Achatina fúlica se considera una de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo descrita en el año 1822 por el botánico y zoólogo inglés Thomas Edward Bowdic1. Representa un espécimen de molusco terrestre a simple vista lento e inofensivo, pero constituye una plaga perjudicial debido a su alta resistencia a variables ambientales, dieta polífaga y elevado potencial reproductivo que favorece su dispersión.

Los primeros informes acerca de su presencia en Cuba se realizaron en enero de 2014 por el Centro Nacional de Sanidad Vegetal e Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK)2. En julio de ese año se comprobó un número considerable de individuos de Achatina fúlica en los alrededores del reparto Poey, municipio Arroyo Naranjo, en la Habana3.

Algunas investigaciones confirman su expansión con prácticas religiosas yorubas a través de introducciones incidentales con estos fines4. Hasta el momento se ha detectado el caracol gigante africano en 13 provincias del país, pero sin causar enfermedades en el hombre ni pérdidas en los cultivos; no confirmándose afectaciones en las hojas de plantas durante inspecciones sanitarias realizadas5, 6, .

El Achatina fúlica trasmite parásitos intestinales, bacterias, virus y hongos patógenos. Su principal riesgo para la salud humana resulta de la posibilidad de actuar como huésped de nemátodos, parásitos alojados en los tejidos fibromusculares y en las secreciones de la baba del CGA causando graves enfermedades en el sistema nervioso central y digestivas como meningoencefalitis eosinofílica e ileocolitis eosinofílica respectivamente; además de los irreparables daños al ecosistema desplazando especies nativas y destrucción de cultivos agrícolas.

Editor, con los objetivos de minimizar los posibles daños de este molusco y reducir su riesgo de dispersión por la provincia pinareña, se presenta una serie de acciones a llevar a cabo por los estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas de Pinar del Río en el control y prevención de las zoonosis causadas por el CGA.

    No cabe duda que el CGA es considerado una plaga omnívara y hermafrodita capaz de sobrevivir en condiciones adversas. El actual manejo del mismo indica como método efectivo la recolección manual de los ejemplares y sus huevos para posterior destrucción. Todos juntos: estudiantes, profesionales, sectores sociales, comunidades y población en general pueden garantizar la prevención y control del molusco.

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
    Historial:
    • » Recibido: 28/10/2019
    • » Aceptado: 03/03/2020
    • » Publicado : 01/03/2020




    Licencia de Creative Commons
    Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.